Trabajadores del Posadas convocan a un abrazo en defensa del hospital

Piden que reincorporen a los despedidos y que se garantice la continuidad de todos los servicios. Testimonios de profesionales alertan sobre el normal funcionamiento.

Trabajadores del Hospital Posadas convocan para este viernes a un abrazo simbólico en las inmediaciones del nosocomio ubicado en El Palomar,  para rechazar la nueva ola de despidos llevada a cabo esta semana y que tuvo gran repercusión pública.

Las desvinculaciones en los últimos días fueron más de ochenta y acumulan alrededor de trescientas en lo que va del año, según dieron a conocer desde la Asociación de Profesionales, con el agravante que entre los cesanteados hay dos cirujanos cardiovasculares infantiles y eso llevó a que todo el equipo de ese servicio presentara su renuncia.

“El objetivo es que se trabaje menos en todas las áreas en pos de recortar gastos, sin interés por la salud”, dijo en diálogo con Guía de Noticias Martín Acosta Haab, neurocirujano que forma parte de esta última tanda de despedidos, y agregó que “no conocen el hospital ni la trayectoria de cada profesional y toman medidas arbitrarias en pos de achicar el Estado”.

Entre las nuevas bajas hay personal de internación clínica, la única pediatra que hacía estudios funcionales en Gastroenterología, el único traumatólogo de columna y especialistas en patología vesicular, entre otros. Esto pone en riesgo el funcionamiento de áreas sensibles del nosocomio.

Luis Del Río, trabajador despedido del Posadas, advirtió a este portal, “hay personas que vienen a tratarse, son recibidas por la gendarmería y después se enteran que su médico ya no está. Otros quieren sacar turno, pero en muchas especialidades no entregan”, y  señaló que “esto es gravísimo, porque acá no se atienden solamente vecinos de la zona, este es un hospital nacional y derivan pacientes de todo el país”.

Los despidos comenzaron en 2016 con más de seiscientos hombres y mujeres que se quedaron sin trabajo. En ese momento, las autoridades informaron que contaban con la dotación justa y necesaria. Pero las cesantías nunca frenaron, aunque se hicieron a cuenta gota hasta este mes.

En medio del conflicto también renunció Jorge Palmieri, el director médico. Por lo que el hospital se encuentra acéfalo de conducción en el área de salud y quedó a cargo de Pablo Bertoldi, director Ejecutivo, y Juan Ignacio Leonardi, director de Recursos Humanos.

Carolina Mendiondou, otra profesional cesanteada, vinculó los despidos con la reciente eliminación del Ministerio de Salud y dijo que “fue el anticipo de este ajuste brutal; puedo ir a trabajar a otro lado y seguramente voy a conseguir algo, pero mis pacientes no pueden pagar medicina privada y este hospital cada vez va a ser más chico”.

Por último, Mendiondou convocó a toda la comunidad a participar del reclamo que se hará este viernes y pidió que no haya banderas políticas, que sea por la reincorporación de todos los despedidos y en defensa del hospital público y gratuito.

Ante este panorama, la Dirección Ejecutiva del Posadas emitió el 12 de septiembre un comunicado sin firma, publicado en redes sociales, que apunta al ausentismo de los profesionales y a la existencia de “malas prácticas”. Además,  asevera que “se encuentra garantizada la atención de todos los pacientes”.

Print Friendly
FacebookTwitterGoogle+Compartir