Compartí nuestra nota
Share

Ignacio Abosaleh y Nicolás Carabajal fueron víctimas de la imprudencia al volante mientras viajaban hacia la Costa Atlántica en una camioneta que manejaba el cantante de cumbia Rubén “Pepo” Castiñeiras. A un año del trágico accidente, Guía de Noticias se comunicó con familiares que piden justicia y condena social.

Kang Abosaleh, hermano de Ignacio (asistente del músico), explicó cómo será la marcha virtual que organizaron para el viernes 24. “La idea principal era otra, pero dada la situación de la pandemia y para no ser irrespetuosos, decidimos hacernos escuchar de manera online. Esto consiste en que la gente que nos apoya mande una foto con un cartel que diga #JusticiaporNicoyNacho y así armar un video que se compartirá en todas las redes sociales para que se visibilice la causa y no quede en el olvido como está ahora”.

Actualmente, las familias no tienen respuestas sobre el avance de la causa y desde el primer momento tuvieron obstáculos en el ámbito judicial. “Las últimas respuestas las tuvimos en el verano porque nos tomábamos el tiempo de ir hasta Dolores y quedarnos todo el día para preguntar, pero ahora que no podemos viajar no tenemos comunicación”, mencionó Abosaleh.

Además, el hermano de la víctima expuso las maniobras a las que se enfrentaron. “Nosotros nos enteramos del accidente por televisión, nos llamaron recién a las 8 cuando el choque fue a las 4 de la mañana, en ese ínterin manipularon hasta las pruebas de sangre, como también dijeron que era Ignacio el que manejaba e hicieron desaparecer su celular, que al día de hoy pedimos el rastreo, pero nunca nos escucharon”.

Los análisis toxicológicos al artista se realizaron cinco horas después del accidente y dieron positivos en alcohol y drogas, por lo que se lo encontró responsable del hecho; sin embargo, hoy está procesado y goza de prisión domiciliaria en su casa de Santos Lugares por una fractura sufrida en la cárcel a principio de este año.

“En cuanto a la fractura no hubo una pericia oficial y después de 15 días subió una foto con su mujer sentada en la supuesta pierna operada, eso nos pareció una incitación a la violencia. Ya se curó y sigue en la casa, suponemos que la jugada es estirarla lo más posible, así tener parte de la condena cumplida cuando llegue la sentencia. Mientras, escribe canciones del accidente, no sólo quiso inculparlos sino que ahora también quiere lucrar con nuestros familiares”, sostuvo Abosaleh.

Ignacio Abosaleh fue asistente de Pepo. Sin embargo, el cantante lo reconoce como su amigo, pero lo desconoce como trabajador. “Mi hermano empezó como chofer y después le dieron más responsabilidades, incluso llevó a la mamá al médico. El primer año estaba muy contento, después empezó a contarnos que las actitudes eran violentas, por eso buscaba otro trabajo, porque los llamados eran a cualquier hora”, comentó a este portal.

“Mi objetivo es que haya una condena social, que esté contento en la cárcel o en su casa, porque si sale a la calle no lo van a dejar caminar tranquilo. Si no se toma conciencia de lo que pasa en este ambiente, en un futuro vendrá otro. Los que están atrás de este negocio hacen sentir a los pibes como unos mediocres, los condenan a ‘consumir’ y a una vida nocturna. La gente debe pensar a quién idolatrar, porque estas personas desprecian la vida”, cerró Abosaleh.

Carlos Carabajal, hermano de Nicolás, trompetista de la banda, añadió sobre la marcha virtual: “El tema se me ocurrió a partir de un video que hice para pedir justicia. Lo organizamos con mi cuñada y la verdad que fue muy bueno, porque mucha gente se sumó a nuestra lucha, al igual que los familiares de Nacho Abosaleh, que en este momento estamos muy unidos. Mucha gente nos acompaña con el pedido de condena social para este asesino”.

“Este primer aniversario fue muy fuerte. A mí me tocó hacer todos los trámites en Dolores al momento del accidente, por lo que llegar a esta fecha me trajo recuerdos que me destrozaron. Toda mi familia está muy triste”, reflexionó Carabajal.

Y comentó que “hoy, la causa está elevada a juicio y ya se aprobaron los seis agravantes. La defensa de Pepo pidió la anulación, pero no van a poder avanzar sobre eso, mientras nosotros esperamos la fecha del juicio”.

Print Friendly, PDF & Email