El Concejo Deliberante de Morón trató la Rendición de Cuentas correspondiente al período 2019. Esta sesión tuvo lugar en el teatro municipal Gregorio de Laferrere y los presentes respetaron el distanciamiento social y las normas de higiene. Uno de los datos notorios del encuentro legislativo fue, además del rechazo de dicha Rendición, la ausencia del bloque Juntos por el Cambio, situación que no sólo inhabilitó el intercambio con el oficialismo, sino que aportó también más polémica.

Luego de casi cuatro horas, 10 ediles del Frente de Todos y los ex aliados de Tagliaferro Vanesa Sosa y los macristas Cristian Herrera y Nicolás Canario Soto, votaron por la negativa; A su vez, Alejandra Liquitay, de Juntos por el Cambio Morón, se abstuvo. Cabe destacar que Karina Godoy y Sandra Yametti no asistieron por problemas de salud.

En una sesión sin público y transmitida en vivo por el canal oficial de Youtube, estuvieron presentes asimismo los secretarios del Departamento Ejecutivo Diego Spina, Cecilia Gatta Castel y María José Peteira.

Juntos por el Cambio avisó que no ocuparía sus lugares en disconformidad con lo sucedido en el encuentro del día anterior, en la Plaza San Martín, a partir del pedido denegado por el presidente del cuerpo, Jorge Laviuzza, a la titular del bloque, Natalín Faravelli, de sesionar online debido a su embarazo. Durante la Rendición, varios oficialistas negaron que haya existido violencia de género o incumplimiento de lo pautado. Incluso algunos subieron la apuesta, como fue el caso de Sosa, quien reveló que el concejal Emilio Catena, que pidió licencia por enfermedad, en verdad estaba en Miami hace varios días.

En sus intervenciones, la presidenta del Frente de Todos, Paula Majdanski, tuvo consideraciones políticas y como miembro informante puso números sobre la mesa; en ese sentido, mencionó que el último ejercicio de la gestión Tagliaferro terminó con un déficit de 1.004.698.413 de pesos. Con el acumulado, el rojo supera los 1200 millones.

“El municipio de Morón no fue la excepción al gobierno nacional y provincial, no sólo porque no protegió a las y los moronenses, sino que dejó un municipio en ruinas”, sostuvo.

Uno a uno tomó la palabra y deslizaron que hubo “manejos ilegales” e “inmorales”; señalaron la desaparición de expedientes, apuntaron contra manejos “perversos” con el SAE y a una fuerte reducción en gastos sociales.

Entre las deudas más cuantiosas destacaron las de higiene urbana: a la empresa de recolección de residuos Urbaser se le deben más de 6 meses de servicio, por un total superior a los 600 millones de pesos. Y la deuda con CEAMSE es por más de 70 millones.

Majdanski concluyó que se trató de “un fracaso en términos de gestión”, y remarcó: “Vamos a militar para que este grupo de neoliberales no vuelvan a gobernar”.