Compartí nuestra nota
Share

Roberto Rocha fue designado formalmente el 15 de enero como gerente del ferrocarril Sarmiento, dos meses después el país entró en la lógica de una pandemia que reconfiguró la gestión pública. “Hoy es todo coyuntura”, mencionó en diálogo con Guía de Noticias.

La línea tiene 3500 trabajadores; por licencias diversas, actualmente se desempeña en distintas modalidades alrededor del 50 por ciento del total. Hasta el momento, ningún contagiado por el Covid 19, “cuentan con todas las medidas de higiene y seguridad”.

Las 20 formaciones que unen Once – Moreno cumplen hace dos semanas con el cronograma habitual del recorrido, de lunes a viernes en hora pico, de 7 u 8 minutos. “Para tener mayor frecuencia y darle a la gente más posibilidad que mantenga el distanciamiento social”, dijo. También, con el paso de los días se descomprimió la tensión con algunas representaciones gremiales, lo cual permite la normalización del servicio.

Y agregó, “estamos con una fuerte impronta de limpieza en los trenes. Se desinfecta de forma permanente en las cabeceras. Limpian la cabina del conductor, los pasamanos”. La intención de las autoridades es sostener estas medidas en el tiempo.

El Sarmiento es el segundo ferrocarril en cantidad de pasajeros transportados – detrás del Roca -. Pero, en este momento no pueden precisar la cifra, porque no está el indicador de la Sube. Rocha recordó que hacen controles a los pasajeros en las cabeceras y alternados en las estaciones intermedias. Sobre la cuestión, indicó a este portal que “en esta última etapa no tuvimos grandes problemas con los permisos. La gente se fue ordenando y nosotros tenemos el sistema bastante aceitado”.

Atentos a que es uno de los sectores más críticos en este contexto de cuarentena, el funcionario massista destacó que sigue los lineamientos del ministro Mario Meoni y de Martín Marinucci, presidente de Trenes Argentinos, “el transporte es un tema en sí mismo dentro de la pandemia”.

A partir de su observación, Rocha opina que “no sería lo más aconsejable que aumente el flujo de pasajeros”. Por otro lado apunta: “El escalonamiento de actividades no lo vemos, así que desde la parte empresarial tendrían que hacer algunas correcciones. Si los horarios fuesen más flexibles, haría que viaje menos gente en hora pico”.

Más allá de la coyuntura, este año avanzarán con las remodelaciones de algunas estaciones, tal es el caso de su pago chico, Ituzaingó.

Print Friendly, PDF & Email